Pico Veleta 24/09/16 by Paparruchas


Vista de la Alcazaba y Mulhacén desde el Collado del Lobo.

Un año más no faltamos a nuestra cita anual con Sierra Nevada. Esta excursión se realizó el pasado Septiembre y, aunque estamos en Enero, nunca es tarde para incluirla en el blog.

Tras haber visitado en años anteriores el Mulhacén y La Alcazaba nos quedaba pendiente el Veleta para completar la parte más occidental de Sierra Nevada , así que en esta ocasión estaba claro que ese iba a ser nuestro destino.

El punto de partida de esta excursión fue el Alto del Chorrillo, desde allí nos dirigimos en dirección al Refugio Poqueira para ascender a la Laguna de la Caldera por el río Mulhacén. Una vez el la Laguna de la Caldera ascendimos por el sendero que conduce al collado situado entre el Puntal de Laguna Larga y el Puntal de la Loma Pelá para, desde allí, continuar la senda que enlaza con el llamado Carril de Capileira que nos lleva directamente hasta el Pico Veleta.
El camino de vuelta lo realizamos por Carril de Capileira en sentido inverso hasta tomar el Sendero de Río Seco que nos llevaría hasta el Refugio de Poqueira donde pernoctaríamos.

Llegamos al Alto del Chorrillo en el microbús del Centro de interpretación de las altas cumbres. El siguiente paso era  llegar al refugio de Poqueira situado a 2,6 km, para dejar todo el peso que no íbamos a necesitar durante el día.

Refugio de Poqueira.
Desde el refugio podemos ver el Veleta (al este), la loma del Mulhacén (al norte) y el Barranco de Poqueira con la Sierra de Lujar (al sur).

Al fondo el Veleta.


Vista de la loma del Mulhacén.

Barranco de Poqueira con la sierra de Lujar al fondo.
Una vez que dejamos las cosas en el refugio emprendimos la marcha en dirección al río Mulhacén. A éste se llega en unos 10 minutos y allí nos espera la subida más dura de la jornada ya que hay que remontar unos 550 metros de altitud en tan solo 3 km de recorrido siguiendo el cauce del río (siempre por la derecha, sin cruzarlo).

En dirección al río.



De vez en cuando había que hacer una pequeña parada para recuperar un poco ya que a la fuerte pendiente se suma la altitud a la que nos encontramos.
En la siguiente foto podemos ver el perfil ascendente de la loma que hay al fondo; por ahí se sube al Mulhacén desde esta parte de la sierra.


No tardamos en llegar a La Laguna del Majano y Lagunillos del Majano, un poco secos a esta altura del año.

Laguna del Majano.


Lagunillos del Majano.
A partir de los lagunillos del Majano se suaviza bastante la pendiente hasta llegar a la Laguna de la Caldera tras cruzar la pista forestal que lleva de Capileira al Veleta. La laguna se encuentra a unos 50 metros del refugio; está situada en la base de un circo glaciar y se nutre de aguas de deshielo. Este año tenía menos agua que la última vez que estuvimos por aquí.

Llegada al Refugio de La Caldera.

Refugio de la Caldera.
En las inmediaciones del refugio hicimos un alto para tomar un tentempié y disfrutar de las hermosas vistas que hay en este paraje. Hay que decir que las fotografías no hacen justicia al paisaje; aquí todo es enorme (las distancias, los picos...) pero al no haber casi vegetación no existen puntos de referencia para apreciar el tamaño de las cosas o la distancia hasta ellas. Parece que están ahí al lado y en realidad están, como decimos en el pueblo, "en ca dios".

Vista del Mulhacén desde La Caldera.

Panorámica de la Loma del Mulhacén.


Laguna de la Caldera.
El siguiente paso tras el almuerzo se trataba de llegar hasta un collado que hay entre el Puntal de la Loma Pelá y el Puntal de Laguna Larga, justo en lo alto de La Caldera. Para ello hay que tomar una senda que sale desde detrás del refugio y que va ascendiendo a lo largo de las paredes del circo glaciar por encima de la laguna. Para explicarlo mejor he rescatado una foto que hice hace un par de años desde lo alto de la Loma del Mulhacén y he marcado el trayecto desde el refugio hasta el collado.

Rodeado por un circulo azul está el refugio.


Empezamos a subir.



Vista de la laguna durante la subida.

Llegando al collado.
Desde lo alto del collado tenemos de nuevo unas vistas impresionantes de todo lo que nos rodea. Insisto en lo de que las fotos no hacen justicia al paisaje. Al sur podemos ver el Puntal de la Loma Pelá (3182 m.); al este vemos la Laguna de al Caldera, el Mulhacén (3482 m) y La Alcazaba (3371 m); al oeste tenemos el Cerro de los Machos (3329 m) y el Veleta (3394 m).

Curiosos mojones.

Puntal de la Loma Pelá.

Laguna de la Caldera, Mulhacén y, a su izquierda, aparece La Alcazaba.

El primer Pico es el Cerro de los Machos. El de detrás es el Veleta.
En la foto anterior podemos ver en primer plano el inicio de la senda que tomamos para enlazar desde el collado hasta el carril de Capileira, que es el caminillo que se ve en segundo plano a la izquierda.
Una vez en el carril tenemos una bonita perspectiva de la Cuenca de Río Seco (por donde volveremos al refugio por la tarde) con la Laguna de Río Seco y los Raspones de Río Seco a la derecha.



Vista frontal de los Raspones de Río seco.
Laguna y Raspones de Río Seco.
Un poco más adelante nos encontramos con un mojón a la derecha que marca la senda que desciende a la Laguna larga aprovechando un hueco en los crestones de Río Seco. Nos asomamos para ver que había y tomamos una bonita foto de la cara norte del Cerro de Los Machos.

Cara norte del Cerro de Los Machos.

Volvemos de nuevo al carril que no abandonaremos hasta llegar al Refugio de La Carihuela en las inmediaciones del Veleta, pero al pasar por el Collado del Lobo no resistimos la tentación de asomarnos para echar un vistazo a la parte norte de la sierra. Desde allí hay una hermosa vista de las cara norte del Mulhacén y La Alcazaba.


En el Collado del Lobo.
A partir de un recodo del camino ya es visible el Veleta.

El Veleta con su característica silueta.
Al pié del Veleta la pista empieza a serpentear. Hay dos opciones: una es seguir caminando por ella hasta el refugio de la Carihuela (más metros de recorrido pero más suave), y la otra es tomar alguna de las sendas que atajan entre las curvas (menos metros pero más dura). Vamos dejando a nuestra izquierda el Valle del Río Veleta.


Valle del Río Veleta
No tardamos en llegar al Refugio de La Carihuela. Desde allí, el Veleta parece que está a un paso. Pero todavía queda un trecho de subida que podemos hacer por la pista que pasa por la estación de esquí o atajando por senda.

Refugio de la Carihuela.

Vista del observatorio astronómico de Sierra Nevada.
Tras el último tramo de subida (que se nos atragantó un poco) llegamos por fin a la cima del Veleta, donde nos hicimos la foto de rigor y alguna más.



En primer plano el Cerro de Los Machos; al fondo Mulhacén y Alcazaba.

Acentor alpino, también llamado "Gorrión de las cumbres".

Tras el breve descanso tocaba volver sobre nuestros pasos y regresar al refugio. Estábamos ya cansados pero, al menos, los nueve km del trayecto de vuelta era cuesta abajo.

Instalaciones de la estación de esquí.

Durante la bajada hacia La Carihuela podemos ver al frente una sucesión de picos conocidos con el nombre de Tajos de la Virgen y al fondo el Cerro del Caballo (3005 m).



Refugio de la Carihuela y Puntal de Loma Púa (3224 m)

A la derecha podemos ver el Pico del Sabinar (2956 m) y, en el centro de la imagen, el Pico del Púlpito (2801 m).  Por el valle que los separa transcurre el Río Veleta.
Una vez que volvemos al carril de Capileira para seguirlo en sentido inverso podemos ver a nuestra derecha la Laguna de Aguas Verdes; un poco más adelante, siguiendo por la pista, vemos en la lejanía el Collado de La Puerta. Se trata de un paso artificial que se hizo en su momento para permitir el paso de la pista forestal. No lo fotografié a la ida porque estaba plagado de ciclistas haciéndose fotos.

Laguna de Aguas Verdes.

Aquella pequeña hendidura que se ve en el centro-derecha de la foto es la famosa Puerta.

Vista atrás. La loma oscura que hay al fondo es la Loma Púa.

Llegando al Collado de La Puerta.

El paraje pedregoso que vemos en primer término de la siguiente foto recibe el nombre de Chancales del Púlpito.

Chancales del Púlpito.
Tras pasar por La Puerta, la pista transcurre paralela a los Crestones de Río Seco, que vamos dejando a la Izquierda. A la derecha aparecen los Raspones de Río Seco.

Raspones de Río Seco.

Laguna de Río Seco y Mulhacén al fondo.

Crestones de Río Seco.


En esta zona la roca adquiere un tono rojizo.
En el lugar en que la pista se encuentra aproximadamente en el punto más cercano a la Laguna de Río Seco encontramos un mojón a la derecha que nos indica que debemos abandonar la pista y tomar la senda que nace ahí.


La senda nos conduce en un moderado descenso hacia la cuenca de Río Seco. Un poco más adelante volverá a ascender un poco para, bordeando la Loma Pelá, aparecer por el valle contiguo, el del río Mulhacén.



Raspones y Laguna de Río Seco.

Loma Pelá.

Si volvemos la vista atrás encontramos ya lejos (a la izquierda) la irregular silueta de los Crestones, junto a los que caminábamos hace un rato.
Conforme vamos bordeando la Loma Pelá vemos aparecer ante nuestro ojos el barranco de Poqueira, señal de que ya nos queda poco.

Barranco de Poqueira.
No tardamos en encontrar el cauce del Río Mulhacén, que debemos cruzar para tomar la senda que, en 10 minutos, nos lleva directos al refugio.




Llegada al refugio.

Desde el refugio podemos ver al fondo como asoma la parte más superior del Veleta.
En resumen, es una excursión bastante recomendable. Físicamente solo es un poco exigente en el tramo que hay desde el que empezamos aremontar el Río Mulhacén hasta el collado de La Laguna, y el tramo que encontramos desde un poco antes de llegar al refugio de la Carihuela hasta la cima del Veleta; A eso hay que unir la altitud en la que estamos durante la mayor parte del recorrido. Pero estando un poco en forma se puede hacer sin problema (¡¡ojo!!. Me refiero al verano, ya que en invierno y con nieve es otro cantar).
Nos quedamos con las ganas de subir al Puntal de la Caldera (donde dicen que hay unas magníficas vistas de las cara norte de Mulhacén y Alcazaba) y al Cerro de Los Machos, pero el tiempo no daba para más.
El paisaje precioso; de acuerdo con que no hay vegetación ninguna debido a la altitud, pero la sensación de estar en medio de la nada viendo sólo roca, cielo y montañas es alucinante. Y además en buena compañía.
Y poco más. Esa noche dormimos en el refugio para descender al día siguiente a Capileira, pero esa es otra historia que contaremos más adelante.

Puedes ver el track de la excursión en el siguiente enlace:
https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=16055928


Powered by Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada